• Queen Elena

Equilibrio.

La mezcla de calidades, texturas, siluetas y tendencias puede ser difícil. Aquí les dejo una guía sencilla para lograrlo.




E Q U I L I B R I O
Proporción adecuada en la distribución de los elementos constitutivos de una cosa.

"el equilibrio de la luz y el color en un cuadro; el equilibrio de formas de la arquitectura clásica; la enseñanza de este maestro es palpable en la lisa superficie del lienzo, en la cuidada terminación de los detalles y en la atención concedida al equilibrio compositivo"

antónimos:

desequilibrio


El equilibrio es esencial en muchos aspectos de la vida: el equilibrio en la nutrición, en la manera de gastar, en la forma en la que una pareja se divide tareas o roles, en las horas de descanso y las horas productivas, y como no, en la manera en la que nos vestimos y le mostramos al mundo por medio de la ropa nuestro ser. El equilibrio en la moda viene dado de muchas maneras y de cualquier forma, depende únicamente del estilo propio de cada individuo: 


1. El equilibrio en los escotes, o el más conocido “si muestro arriba no muestro abajo” y viceversa. 


2. El equilibrio estético dado por el uso de los colores: negros interrumpidos por espacios de color, blancos inmaculados, bloques de color, etc. 


3. El equilibrio entre texturas, aún cuando la tendencia sea usar todos los prontos y texturas al tiempo, al final crearán entre sí un equilibrio que permite ver el ensamble como una totalidad y no por pedazos separados.


4. El equilibrio de materiales dado por la necesidad climática. 


Es de ese último punto del que les quiero hablar, pues para mí es la perfecta definición de como nosotros usamos la moda para nuestro beneficio y no al revés. Es decir, no nos acomodamos nosotros a lo que está imponiéndose en las pasarelas del mundo si no todo lo contrario. La moda se pone en servicio del humano. Ahora que el invierno en Bogotá ha sido tan fuerte y no hay día que no llueva, para los citadinos se vuelve toda una hazaña decidir qué ponerse para no quedar envuelto en cinco capas de ropa y parecer un buñuelo pero tampoco decidir mal el tipo de chaqueta que acompañe la pinta y terminar muerto del frío a las 5pm, creo que he encontrado el equilibrio perfecto para no terminar como Jack Nicholson al final de El Resplandor, pero tampoco andar como si viviera en Rusia.  ¿Mi fórmula? Mezclar vestidos manga larga de velo o crepé, con chaquetas grandes de cuero que sean peludas por dentro y botas con medias gruesas debajo. Siempre queda bien cubierta la espalda y el pecho que es por donde tiende a meterse el frío, pero dejo mis piernas libres y recibiendo un poco del aire frío de la ciudad. La mezcla se ve divina, es muy femenina. Y además de que se ve lindo, realmente siento que es el equilibrio perfecto entre ser femenina y poder usar faldeta pero no morir de pulmonía en el intento y, a la final, también funciona para mostrar un poquito de piel. 


El vestido de florecitas que sale en las fotos, junto a la chaqueta son Zara. Los compré en descuento los dos, y entre los dos me costaron menos de 50 dólares. Las botas también son Zara y las medias de puntitos son Oysho. Mis gafas efectivamente si tienen fórmula, no son solo de decoración y son Breathe. El bolso café, adivinaron, también es Zara. 


Las fotos como siempre son de Sebastián Guerrero, mi fotógrafo favorito por siempre y siempre. Lo pueden seguir en sus redes sociales, se las deja aquí abajo. 

Instagram: @sebastcardone

Página web: http://www.sebastiangcardone.co/

p.d: Perdón por la blancura de mis piernas.