• Queen Elena

Espacio para respirar.

Por ahí dicen que "cualquier cosa que podemos perder no es nuestra realmente". Podemos perder nuestro trabajo, así que no es nuestro realmente. Podemos perder nuestro dinero, así que no es nuestro realmente. Eso no los hace pensar que podemos perder cualquier cosa menos a nosotros mismos?




felicidad

nombre femenino

1. Estado de ánimo de la persona que se siente plenamente satisfecha por gozar de lo que desea o por disfrutar de algo bueno."la felicidad era el objetivo último del ser humano, y la riqueza (es decir, la propiedad libre, individual y absoluta), su principal baluarte"


Es increíble cómo las cosas llegan justo cuando uno las necesita. Necesitaba con urgencia darme un tiempo para mi... No digo un tiempo para estar sola, sino para recordar las cosas que me hacen sentir viva. La vida puede ser muy despiadada, puede hacernos olvidar de las cosas que realmente valen la pena. Por ahí dicen que "cualquier cosa que podemos perder no es nuestra realmente". Podemos perder nuestro trabajo, así que no es nuestro realmente. Podemos perder nuestro dinero, así que no es nuestro realmente. Eso no los hace pensar que podemos perder cualquier cosa menos a nosotros mismos? No deberíamos dejar que de un momento a otro, la vida se convierta en estar 3 horas al día en el tráfico y que el único contacto con lo que realmente nos hace felices se reduzca a 2 horas al mes. Para mi, esa necesidad de paz interna, felicidad extrema, tiempo de reflexión, espacio para respirar o como le queramos llamar, se llena con salir a la calle, llegar a esta plaza de mercado-tal vez mi lugar favorito de mi ciudad- caminar, despejarme, estar al rededor de tanto color y pasarme el día comprando florecitas. Las flores sanan mi alma. Me llenan de nueva energía (y de la buena). No sé por qué motivo nace esta obsesión crónica con los pétalos y los colores, pero existe, y la amo. Gracias a la vida tuve la oportunidad de dedicarme a las flores hace unos fines de semana, y me alegra haber aprendido la lección. Primero la felicidad, sobre cualquier otra cosa. 


Hablando de moda, mi acompañante para mi día de sol y flores esta vez fue un chaleco de colores neutros que de pura coincidencia combinaban perfecto con los colores de la plaza, hecho a mano formando una mandala en la espalda. Lo combiné con mis zapatos favoritos Ela, un crop top negro también Ela y jeans boyfriend rotos de forever21. Todo finalizado con gafas de sol Pupila, mi anillo de esmeraldas y cadena de cruces que jamás me quito y muchos collares largos de diferentes lugares que la verdad no recuerdo. Muy cómoda, con zapatos bajitos que permiten caminar y descubrir todo el día, manteniendo mi forma: medio grunge, medio femenina. 


Las fotos son del grandioso Sebastian Guerrero www.sebastiangcardone.co. Aprovecho para darle la bienvenida al blog, pues decidió montarse en este proyecto que se hace con las manos y con muchísimo amor. 

Gracias por las fotos, Sebas!