• Queen Elena

¿Existen, realmente, las temporadas en mi armario?

Auque la moda se marque por primavera-verano y otoño-invierno, en mi armario pocas veces hay una diferenciación clara de las temporadas.


La moda se mueve semestralmente. Como lo sabemos, se divide en primavera-verano, donde todo es floreado, lleno de materiales ligeros, colores pasteles y vibrantes, minifaldas, y todo lo que se supone que debemos usar cuando hay días de sol. Y del lado totalmente opuesto, tenemos el otoño-invierno (mi momento favorito del año), donde todo es gris, negro, beige y khaki, los principales actores en el armario son abrigos, sweaters gigantes y demás prendas que nos abrigan del frío. Y, aunque prefiero el segundo semestre más que el primero (es navidad, año nuevo, novenas, y demás fechas especiales que me llenan el corazón de felicidad), la verdad es que mi armario no se deja gobernar por las divisiones de temporadas que impone la industria de la moda. 

Me pongo lo que quiera, cuando quiera. Punto. 


Se supone que para éste momento del año ya no deberíamos estar viendo flores, pantalones rotos y mucho menos tul. Sin embargo, en las tiendas de los grandes retailers seguimos encontrando todo lo mencionado anteriormente y yo, claramente, me aprovecho de eso. Yo siempre seré fan de los pantalones anchos y rotos por que me siento más cómoda así y, las flores siempre serán mi "go to" por que las amo con mi corazón. Lo que hago para no "desentonar" en la temporada y poder usar mis cosas favoritas, es mezclarlas con ciertos materiales que sí son must haves de temporada, como por ejemplo el terciopelo de mi botas (son Zara) o las perlas en mi cinturón. 


Sigo usando las medias de malla debajo de mis tejanos rotos, por que a mi me gusta como se ve y no me importa lo que diga Elle. Sigo usando las camisas larguitas por que a mi me gusta la ropa que me cubra un poquito la cola y lo que hago para no verme tan "tapada" es ponerme un top básico negro por debajo que deje ver las medias de malla y también deje ver un poco más a detalle las flores bordadas que tiene la camisa (que por cierto, siguen de moda).  El detalle final es un collar largo de piedritas de murano que le robé a mi hermana y creo que todavía no se ha dado cuenta...


PD. Estuve muy desaparecida. Ésta vez no tengo excusa. Me voy a esforzar por mejorar, porque de verdad que no hay nada mejor que escribir para ustedes!


Las fotos como siempre, son del mejor en el negocio: Juan Sebastián Cardone. 

Encuentren más de su trabajo aquí: 

http://www.sebastiangcardone.co/ 

Su instagram es @sebastcardone.