• Queen Elena

From Turkey, with love.

Actualizado: 14 de ene de 2019

El mayor sueño de mi vida: conocer Turquía, de la manera más fashion posible. Lo hice realidad, ahora lo llevo tatuado en mi piel.

¿Saben ese sentimiento que a veces aparece por las mañanas, justo cuando te acabas de despertar, que te hace pensar que estás literalmente en el lugar equivocado? A mi me pasa desde el 24 de noviembre del 2014, cuando regresé de mi viaje a Turquía.


Todos los días me despierto deseando poder volver a despertarme en la cama del hotel de Estambul, deseando desayunar tomate con pepino, queso y jugo de granada, deseando sentir de nuevo lo que sentía cada vez que escuchaba el llamado a las mezquitas, oler de nuevo la bruma que se desprendía de la mezcla del humo de los cigarrillos y el olor a especias. Definitivamente estoy en el lugar equivocado


A veces quedo sin palabras cuando me doy cuenta que el mundo es tan excesivamente grande y las personas decidimos nacer, crecer y morir en el mismo lugar donde nos dieron la vida. Hay tantísimo por fuera para conocer, para ver, para sentir, para oler. Tengo que decir que a mi Turquía (específicamente Estambul) me cambió la vida. No puedo esperar a volver y seguir enamorándome de cada esquina, de cada café, cada "pera" (bar en turco) de cada tienda de ropa vintage, del street style, de los hombres, del ambiente, del ruido, los colores, el espectacular sentido de la moda... para resumir: de todo.


Mientras estuve allá, encontré dentro de mi la atracción que siento por "lo árabe". Y cuando digo esto, me refiero a todo. Desde las pinturas, como la decoración para la casa, como la ropa, como la arquitectura, etc. Turquía tiene la perfecta mezcla entre todo lo "árabe" y todo lo occidental. La moda se respira de una forma tan ecléctica y culturalmente exquisita que yo no podía pensar nada más qué "WOW". Hice muchas compras, claramente. Entre ellas: una chaqueta negra de paño de Zara que tengo que decir es la mejor compra que he hecho en varios meses, unos tenis decorados con cremalleras y cadenas doradas de Bambie (marca de allá), un saco básico tejido en lana de H&M y jeans negros básicos de Top Shop. También me enloquecí comprando bolsos típicos, pulseras, chaquetas con tejidos de la India, zapatos, etc. Pero se los mostraré en otros post. 


Para no hacer este post el más largo que hayan leído nunca jamás, solo quiero escribir por último: "Aim high".