• Queen Elena

Gusto Culposo.

Éste post tiene una historia muy curiosa y muy personal. Pero también, habla de mis gustos culposos en la moda.




Todos tenemos gustos culposos en la vida. Algunos de esos gustos son realmente culposos y debemos mantenerlos en silencio hasta morir y, otros de esos gustos de hecho nos da hasta placer jactarnos de ellos. Una lista de gustos culposos míos:


-El reggaeton cochino, sobre todo"Eso en cuatro no se ve" de Ñejo y Dalmata.


-La peli "El transportador" que dan cada ocho días en el canal Caracol. Lo siento! No puedo dejar de verla. 


-Scandal... Ya sé que es una serie tele-novela huesuda. Pero yo la amo. De hecho, acabo de pasar 8 horas acostada en la cama terminando de ver la sexta temporada.


-Aunque ahora está de moda, el estampado de leopardo fue y será por siempre uno de mis mayores gustos culposos en cuanto a ropa refiere.


-Ver Keeping up with the Kardashian.


-Los perros calientes grandes, poderosos. Con cebolla, piña, huevo de codorniz y todas esas cosas que ni caben en la boca.


-Los french puddles.


-Justin Bieber. Lo amo.


-Stalkear a las exs de mi novio. Ya ni es por curiosidad. Es literalmente un gusto. 


-Éstos pantalones.


Los compré un día que tuve un accidente -de los que tenemos las mujeres- y necesitaba cambiarme urgentemente por que estaba trabajando y me sentía demasiado incómoda. Decidí salir corriendo en busca de un plan B, así que entré a Stradivarius que era la tienda de ropa más cercana a mi ubicación y elegí c-u-a-l-q-u-i-e-r-c-o-s-a-n-e-g-r-a que encontrara en menos de 5 minutos. Me los puse inmediatamente, volví a mi trabajo y TODO el mundo se burló de mi. Yo no entendía por qué, pues yo sinceramente me sentía super cool con mi nuevo pantalón de charol, así que lo defendí hasta la muerte... Hasta que 10 minutos más tarde empecé a sufrir con él: básicamente es plástico hecho pantalón, por lo que NO entra aire por ningún lado y toda la piel se convierte en sudor y fuego ardiente que se acrecienta con el paso del tiempo y el movimiento. Ya no podía hacer nada más si no aguantarme, no había un plan C. Así que me hice la que nada pasaba y anduve por la vida como si todo estuviera OK aunque por dentro sentía que mi piel era el mismísimo infierno. 


Fue así como nació mi amor por mi pantalón. Aun cuando sentía que iba a bajar todos los kilos que subí en diciembre en solo dos horas (el tiempo que debía usar el pantalón mientras llegaba a mi casa y encontraba algo más para ponerme), cada vez que pasaba por el lado de un espejo y veía mis pantalones no podía evitar sentirme absolutamente cool, rockera, parisina, muy fashion week, fashion influencer, etc... todo lo que me gusta de la vida fashionista estaba en ese pantalón, y no pensaba darle el gusto a nadie de dejar de usarlo por que yo de verdad que lo amo (tal vez más que a Bieber <3). 


En fin, a lo que voy es a que en la vida todos tenemos un montón de gustos que nadie entiende, pero qué importa? Si a nosotros nos gusta, qué importa lo que piensen los demás? Si tienen un pantalón, una ombliguera, una chaqueta, un peinado, un maquillaje LO QUE SEA que alguien les dice que es "horroroso" pero ustedes sienten que se les ve increíble, sáquenlo de donde sea que lo tienen guardado y usenlo con orgullo. Solo hay una vida y está hecha para vivirla con pantalones de charol, peinados ridículos y maquillaje amarillo. Mi gusto culposos es Stradivarius como ya les había dicho, mi saco precioso de perlas es Zara y mis increíbles aretes XL de estrellas son Ela


Las fotos, como siempre, del tremendisimo Sebastian Cardone (que también odia los pantalones). Pasamos un rato feliz tomando éstas fotos, un día de Bogotá lluviosa y fría y complicada, pero llena de reggaeton cochino y risas. Les dejo todos los datos de Sebas para que lo llamen o lo sigan o lo que quieran. 

Instagram: @sebastcardone

Página web: http://www.sebastiangcardone.co/