• Queen Elena

Inesperado

Me pasa que no soy capaz de escribir únicamente de moda, por que se me dificulta entender la moda como una  variable única que puede vivir sin un alma detrás... por que la moda es exactamente todas las cosas que pasan detrás: la vida.  





Últimamente, cada vez que me pongo frente al computador para escribir los posts de Queen Elena, me encuentro con una situación emocional que no sé como controlar. Me siento metida en una división de pensamiento muy grande. Sé que ustedes leen mi blog para aprender de moda, lo usan como un tablero de inspiración y no les debe interesar mucho lo que suceda conmigo. Pero, me pasa que no soy capaz de escribir únicamente de moda, por que se me dificulta entender la moda como una  variable única que puede vivir sin un alma detrás... por que la moda es exactamente todas las cosas que pasan detrás: la vida.  


El tema con la moda para mi siempre será que, como seres sociables, tenemos la necesidad de expresar lo que somos, como nos sentimos, lo que pensamos... Y pienso que todas esas aristas las resuelve la ropa. El acto de pararnos frente a nuestro armario y vestirnos no es tan sencillo como "sacar lo primero que encontramos". Es tan complicado que comienza con un cerebro descifrando como se siente emocionalmente y convirtiendo todos esos sentimientos en una elección... y esa elección es exactamente la demostración de lo que somos como personas en ese preciso instante, de lo que es nuestra vida en ese pequeñísimo instante en el que nos enfrentamos a una amplia gama de colores, texturas, textiles .


No tengo mucho qué comentar sobre la ropa en este post, más que son piezas que considero funcionan muy bien juntas. Son elementos clásicos con un giro moderno: una camisa nude con encaje de Forever 21, un pantalón ancho/cómodo/negro de Stradivarius y unos tacones nude entretejidos de Forever 21 también. Todo combinado con una cadenita sencilla y mi pelo recogido. Como tip de moda, les digo que esta pinta la pueden usar en un día soleado, para almorzar con amigas y que el nude con el negro es una mezcla fashionista que no va a fallar nunca. Como tip de vida les digo que, aunque funciona para salir a almorzar, también funciona para caminar por la ciudad y tener encuentros maravillosos con lugares que nunca habían conocido, como esta pequeña tiendita de curiosidades que encontré en la plaza de mercado Palo Quemado de Bogotá, mi preciosa y lluviosa ciudad. A lo que voy es que no existe una clave exacta o una forma correcta de escoger lo que nos vamos a poner. Uno simplemente debería ponerse lo que el corazón le cante y ya. 


Las fotos son de los increíbles y absolutamente talentosos Sebastián Guerrero (http://www.sebastiangcardone.co) y Andrés Castillo.