• Queen Elena

Mi historia con el ACNÉ

Trucos, tips, productos, y mis armas secretas... Todo se los cuento aquí.

*DISLCAIMER: Esto no es un post patrocinado. Todo lo que les comparto aquí lo hago por que realmente me ha servido y realmente lo recomiendo.


Este es un post absolutamente personal, y es realmente difícil para mi mostrarles las fotos que estoy a punto de mostrarles y contarles al detalle todo por lo que he pasado desde inicios de mi adolescencia, pero creo que algo de mi experiencia puede ayudarle a quien sea que esté leyendo y que esté sufriendo el temible acné hormonal y sus posteriores manchas que terminan causando autoestimas bajas, exceso de maquillaje y pocas ganas de mirarnos a un espejo y enfrentarnos con lo que vemos. Si llegan a tener cualquier pregunta, no duden en escribirme! Abajo encuentran una cajita de comentarios o pueden mandarme un mail o un dm a mi instagram :)


Todo comenzó cuando tenía 14 años. Era normal despertarme todos los días y encontrarme una nueva espinilla en la nariz, la espalda y el pecho lleno de granitos dolorosos, o muchos puntos negros en la quijada que no se querían ir ni siquiera con limpiezas faciales donde mi dermatólogo del momento. Gracias al Universo, mi mamá siempre fue muy consciente del daño emocional que me generaba el acné, y por eso me acompañó desde que tengo memoria en el proceso de mejorar mi piel. Me compraba las cremitas que ella consideraba que me podían ayudar, me hacía mascarillas naturales (muchas de las cuales aún me hago una o dos veces al mes), me llevaba a varios dermatólogos y en general, intentó desesperadamente encontrar una solución aunque fallamos en el camino. Todo empeoró a mis 17 años cuando entré a la Universidad. El cambio de espacios, la nueva responsabilidad, la gente nueva, la presión, etc. me hicieron tener un acné que no le deseo a nadie. Básicamente toda mi cara tenía granos, no había ni un solo espacio de piel limpia. En ese momento intentamos de todo: pastillas hormonales, anticonceptivos, ácidos, cosas naturales, you name it. Tuve 5 dermatólogos distintos en menos de 6 meses y nada parecía ayudar, hasta que un dermatólogo (que la verdad no recomiendo para nada) me mandó Roaccutan por 2 años, 3 pastillas semanales. Esto fue lo peor que me han podido hacer. El acné desapareció a los 3 meses, pero llegó a mi vida un nuevo antagonista: la depresión y la migraña. Resulta que hay estudios que demuestran que este medicamento puede generar hasta pensamientos suicidas, y antes de formularlo, se debe hacer un examen psicológico al paciente para evitar riesgos. Long story short, el Roaccutan sí me quitó el acné, pero introdujo a mi vida una mala salud mental. Y créanme, preferiría mil veces tener todo mi cuerpo lleno de acné a sufrir de depresiones.


En fin, dejé de tomarme el Roaccutan al año cuando descubrí que todos mis problemas emocionales estaban siendo detonados por este medicamento. Entre mis 19 y mis 25 casi no tuve problemas de acné (es decir, uno que otro granito que salía pero que podía tratar sin problema), y luego a mis 25-26 años comenzó el sufrimiento de nuevo, solo que esta vez con un nuevo y más poderoso enemigo: las manchas. Resulta que a los 25 años la piel comienza a tener menos colágeno, lo que hace que la cicatrización no sea tan buena como antes y que cualquier irritación en la piel deje una mancha que ya no se quita tan rápido como cuando éramos jóvenes. Comencé a tener granos "internos" que podían durar en mi piel hasta 6 meses y que además eran demasiado dolorosos. En ese momento comencé a tratarme la piel con peelings y microdermoabrasiones que siendo 100% sincera funcionaban muy bien, sin embargo, en el mes en el que no me hacía el tratamiento, mi piel se brotaba. Esto me demostró que mi piel no estaba sana y que necesitaba encontrar una manera de cuidarla desde adentro.


A inicios del 2020 estaba siendo muy juiciosa, cuidándome la piel y yendo cada mes a una dermatóloga que sentía que me estaba ayudando, aunque no veía un cambio en el color de mis manchas. Aunque todo estaba mejorando, llegó la pandemia, y con ella los encierros indefinidos y los sentimientos de terror e incertidumbre. En ese momento tuve el peor brote de mi vida. Los granos más grandes y dolorosos que nunca jamás he tenido y luego, unas manchas que cada día se veían peor. Le escribí a mi dermatóloga del momento, pero no me dio respuesta de lo que estaba pasando ni de como podía cuidar mi piel mientras nos podíamos volver a ver. De hecho, las cremas que me recomendó lo único que hicieron fue quemarme la piel y dejarme totalmente roja como un tomate por 2 semanas seguidas. Me sentía muy triste, con la autoestima por el piso. Odiaba entrar al baño y tener que enfrentarme al espejo. Sé que suena muy superficial, pero realmente me afectó mucho todo lo que estaba pasando en el mundo y encima, tener la cara tan destruida y además no poder hacer nada al respecto.


*Así estaba en abril-mayo del 2020, dos semanas antes de empezar a ir donde mi dermatólogo actual.

Hasta que a mitad de año encontré a mi arma secreta, mi salvador, mi estrella de Belén. Después de años de buscar un buen dermatólogo y no dar con ninguno que realmente se tomara el tiempo de explicarme con detalles científicos lo que estaba pasando con mi piel, que me hiciera exámenes médicos, que me propusiera un tratamiento integral y fácil de seguir, y tristemente no encontrar por ningún lado (casi perdí la fe de que un buen dermatólogo existiera), cayó del cielo mi dermatólogo actual: Guillermo de la Cruz.


Guillermo fue recomendado por una amiga que tiene la piel preciosa. Pedí cita en medio de las cuarentenas, y el me atendió con todas las medidas de bioseguridad necesarias y con TODA LA PACIENCIA EXISTENTE. La primera cita nos demoramos como 2 horas, porque literalmente se sentó a dibujarme y explicarme con la mayor tranquilidad del mundo los motivos por los que mi piel estaba actuando de la forma en la que estaba actuando. Básicamente lo que estaba sucediendo era que mi cuerpo estaba muy cargado de hormas masculinas (jokes aside), además de tener mucho estrés que estaba activando la bacteria del acné, y estaba teniendo manchas grandotas por la irritación que se estaba generando y mi piel, que ya no tiene la misma cantidad de colágeno que antes, no era capaz de quitar las manchas solita. Me mandó exámenes de sangre para entender como estaban mis hormonas, me revisó los poros con una maquinita especial, y me definió un tratamiento integral que incluía:


-Medicamento para controlar mis hormonas (por seis meses)

-Una rutina de belleza súper sencilla de seguir (máximo 5 productos por la mañana y 3 por la noche)

-Una sesión de Laser IPL y laser Q Switch (e ir revisando como iba mejorando la piel)


Comencé el tratamiento inmediatamente, metiéndole el 100% de intención de mejorar y de hacer las cosas bien. Y sinceramente, me siento feliz. Mi diferencia ha sido impresionante. Al mes de conocer a mi doctor y comenzar el tratamiento, mi piel parecía la piel de una persona de 16 años. La mezcla de las tres cosas que empezamos a hacer logró cambios que han durado en el tiempo. Literalmente, en los últimos 8 meses no me ha salido ni un solo granito (nunca había pasado tanto tiempo sin tener brotes), mi piel se ve súper lozana, hidratada y saludable y esto es lo más importante. No es una piel perfecta, pero es una piel sana. Y así lo logramos:


*En las primeras dos fotos, así estaba mi piel diez días después de haber empezado tratamiento. En las ultimas dos fotos, así estaba mi piel treinta días después de haber iniciado el tratamiento.

*Y así está mi piel hoy en día (emoji de ojos con corazones):

EN CUANTO A LA RUTINA:


Por las mañanas:


1. Limpiador en jabón con mi Foreo: Uso el de Cetaphil que es en espuma. Siento que limpia en mega profundidad y me gusta el efecto. Lo consiguen en Farmatodo.

2. Mist de Vitamina C: Uso el de Sesderma para un efecto más hidratante e iluminador. Lo consiguen en Bella Piel.

3. Serum de Vitamina C: Uso uno que tiene un 5% de Niacinamida que es un despigmentante. Me ayuda a ir quitando manchitas de a poco. Lo consiguen en Chok Chok Skin.

4. Hidratante: Uso la Bioderma Sebium Hydra, es meeeega hidratante. La piel agradece cuando uno la pone. Lo consiguen en Bella Piel.

5. Bloqueador (lo retoco 3 veces al día): Uso el Avene Protector Solar Mat y el La Roche Possay Anthelios XS con efecto matificante. Lo consiguen en Bella Piel.

Por las noches:

1. Agua micelar para quitar el maquillaje y el bloqueador: Uso normalmente la de Bioderma pero se me acabó y compré la de Garnier. Hasta el momento me ha ido bien.

2. Limpiador en jabón: Uso el mismo de las mañanas.

3. Hidratante: Uso la misma de las mañanas.

4. Despigmentante: Uso Rozelaic Gel. La consiguen en Locatel o Bella Piel.




EN CUANTO A LA SESIÓN DE LASER IPL:


Es un procedimiento que mejora la piel en general: quita manchas, quita venitas, hidrata la piel, ayuda a producir más colágeno y rejuvenece. Es un procedimiento ambulatorio, se demora como 30 o 45 mins. Los resultados se empiezan a ver a los 15 días. Duele un poquito, pero es súper aguantable. Lo mejor de este tratamiento es que los resultados son duraderos. Yo me he hecho dos sesiones, cada una con un espacio de 6 meses, y los cambios han sido muy notorios y lo mejor de todo es que han perdurado. Las personas que me conocen han notado la diferencia y de hecho les parece que me veo más joven, lo cual me parece espectacular porque le tengo miedo al envejecimiento (pero eso es una historia para otro día, para cuando me ponga botox).


La mezcla de todo esto, más el seguimiento de mi doctor, más una buena alimentación me han hecho sentir linda sin maquillaje por primera vez en mi vida entera. Y bueno, todas las pieles son distintas. No todas funcionan igual, no todas tienen el mismo tipo de acné, de manchas y de cicatrices. Pero lo que sí puedo decirles es que la única forma de empezar a tener un cambio verdadero es comenzando por un buen diagnóstico médico y un buen acompañamiento de su dermatólogo. También es importante que tengan una rutina diaria creada para su tipo de piel. Por favor no compren cosas que les recomiendan en TikTok o en Instagram. Compren lo que les recomiende un profesional y UNICAMENTE USEN COSAS QUE ESTÉN DERMATOLOGICAMENTE PROBADAS.


TIPS:


Yo les recomiendo a ojo cerrado a Guillermo si están en Bogotá (de nuevo, no es patrocinado). También le recomiendo que no se sientan mal si tienen acné y no logran quitarlo. Todos pasamos por esto. Es normal no tener una piel perfecta. Nos hace humanos. NO se comparen con personalidades de redes sociales que suben fotos llenas de filtros y jamás compartirían como se ve su piel natural. Tomen mucha agua. Cuiden de su alimentación. Si son mujeres revisen su método anticonceptivo. Intenten no tomar tanto trago. Hagan un poco de ejercicio diario. Háganse una exfoliación semanal (mi dermatólogo me recomendó este producto que les linkeo aquí y aquí), y también pónganse una mascarilla dos veces a la semana para consentirse y pasar unos minutos con ustedes mismos y al tiempo, cuidar su piel (yo uso las que les linkeo aquí). USEN.MUCHO.BLOQUEADOR. No se echen ácidos por que una instagramer lo recomendó. No se echen limón por que un YouTuber lo recomendó. Honren y acepten su cuerpo y su piel tal cual como es. Y si tienen dudas, escríbanme que en todo lo que les pueda ayudar, ahí estaré!


Con amor, Queen Elena.

SUBSCRIBE VIA EMAIL

© 2019 by QueenElena. Proudly created with Wix.com