• Queen Elena

Negro: El color de la elegancia.

El negro, además de combinar con todo, tiene un efecto que aporta elegancia a cualquier look que quieras armar, para cualquier ocasión.





Negro: Este color es el contrario del blanco, ya que este último contiene a todos los demás colores, mientras que el primero es la ausencia de todos ellos. Según Chanel, el negro es necesario porque acentúa lo esencial. Para ella, "revela el resplandor de una mujer" y gracias a ella, el negro pasó de ser el color de los atuendos de la servidumbre y del luto a convertirse, desde 1926, en el color de la elegancia, encarnado en su "little black dress". Negro, porque crea una sensación de profundidad entre otros colores, porque realza los párpados y embellece las pestañas.


Hace muchos meses hice estas fotos con Sebas, pero no había encontrado un texto lo suficientemente inspiracional y al nivel estético de semejantes retratos... hasta hoy. Hace una semana el blog cumplió dos años de estar al aire. Queen Elena lleva dos años de estar viva, y creo que ese es motivo suficiente para escribir este post. Así como para mi vida se volvió esencial escribir estas frases cada tanto para que todas ustedes logren encontrar una inspiración al momento de vestir, el negro se volvió esencial en mi día a día en el acto de elegir ropa para decorar mi cuerpo.


Ciertamente, no existe la luz sin la oscuridad, y precisamente por eso el negro hace resaltar tanto nuestra belleza, dando luz a nuestro rostro, nuestras manos, nuestro pelo... Es el mejor aliado de las mujeres cuando quieran hacer que su belleza natural sobresalte por encima de cualquier cosa. No podemos negar, por más que Anne Wintour lo quiera, que los vestidos y trajes negros poseen un efecto delimitativo, hacen que el que los viste destaque, que se vea imponente e importante y, da la sensación de no necesitar ningún tipo de decoración adicional, pues siendo "la falta de todo color" tiene mucha personalidad para ser usado absolutamente solo, siendo combinado únicamente con la belleza propia de la mujer.


Es el color que más veces se repite en mi closet, y tiene una razón muy sencilla -o más bien varias razones-: es el color más elegante, más básico, más veces combinable (piénsenlo... un estampado de leopardo, de flores o militar se ve bien con negro), más reconfortante y realmente, con el que más cómoda me siento. Es también el color que nos hace ver más delgadas y más altas. Para mi, vestirme de un total black es la forma más sencilla de sentirme bien vestida para cualquier ocasión: un desayuno con amigas, un cóctel con mi novio... todo depende de los accesorios que elijamos para terminar el look y la forma en que decidamos maquillarnos y peinarnos.


En esta ocasión, mi look fue una mezcla de un saco básico de tejido de punto negro de Zara, mezclado con una falda de volantes y embroidery -la tendencia de la temporada- de flores negras a un lado de Forever 21, terminado con botines de charol de Bambi. Mi pelo suelto y crespo como siempre, mis labios rojos, y de accesorios (pues por más que lo quiera, siempre debo acompañar mis pintas con algún accesorio, ese es mi TOC) un anillo grande de rosa y collares sencillos de Crislú. La más básica de las mezclas, pero también la más efectiva. 


Las MUCHAS fotos (perdón por eso) como siempre, del mejor del mundo: Juan Sebastián Guerrero. 

Encuentran más de su trabajo aquí: http://www.sebastiangcardone.co/

Aquí su instagram: @sebastcardone